Las tapas de cerámica proporcionan protección y extienden la vida útil de los sensores

Las tapas de cerámica proporcionan protección y extienden la vida útil de los sensores

Tapas de cerámica para sensores inductivos

Balluff presenta una solución simple para un viejo problema

Las nuevas tapas de cerámica de Balluff extienden la vida útil del sensor y minimizan el tiempo de parada, ya que proporcionan una capa de protección muy necesaria para la cara de los sensores que funcionan en condiciones rigurosas. Las tapas, que pueden añadirse fácilmente antes o después de la instalación, protegen a los sensores de montaje empotrado de altas temperaturas, salpicaduras de soldadura, elementos abrasivos e impactos.

Frecuentemente, los sensores están hechos de aluminio y de aleaciones de magnesio/aluminio, que reducen su peso, pero también su capacidad de detección, se colocan muy cerca de las piezas que monitorean, y justo en el lugar en el que pueden sufrir daños. La cara del sensor es el área más vulnerable, y cuando la cara se daña, el sensor comienza a realizar lecturas incorrectas o directamente deja de funcionar por completo. Añadir una tapa de cerámica puede ayudar a prevenir que se produzca este daño y, por lo tanto, permite extender la vida útil del sensor y minimizar el tiempo de parada.

 

"Estas tapas parecen simples, pero pueden ser muy eficaces para aumentar el tiempo de funcionamiento y la productividad de las máquinas y, al mismo tiempo, reducir los costos de reparaciones y operaciones (maintenance, repair, and operations, MRO) y, en general, mejorar la situación del tiempo de funcionamiento en el proceso de fabricación," explica Dave Bird, una leyenda en ventas de Balluff. "Los sensores de montaje empotrado pueden recibir daños y empezar a degradarse, pero añadir una tapa de cerámica robusta puede ahorrarle muchos dolores de cabeza en la planta de fabricación. Es una solución fácil para un problema difícil."

Las tapas de cerámica:

  • Aumentan la vida útil del sensor
  • Soportan altas temperaturas, salpicaduras de soldadura y elementos abrasivos
  • Son ideales para aplicaciones de soldadura
  • Instalación fácil con tamaños M8, M12, M18, y M30 disponibles

 

Las tapas de cerámica brindan protección final para sensores inductivos de proximidad de montaje empotrado y estilo cilíndrico. Las tapas simplemente pueden enroscarse para que queden en su lugar y así proteger el área más vulnerable del sensor de cuerpo cilíndrico: donde la cara del sensor toca el cilindro. Las tapas son compatibles con cualquier marca de sensor.