Los robustos sensores de modo opuesto son resistentes a los productos químicos, los refrigerantes y demás

Los robustos sensores de modo opuesto son resistentes a los productos químicos, los refrigerantes y demás

Los sensores fotoeléctricos de horquilla más recientes de Balluff son una solución viable para condiciones rigurosas

Una nueva familia de sensores fotoeléctricos de horquilla resistentes a agentes de limpieza agresivos, productos químicos, refrigerantes y otros medios proporcionan una solución viable para entornos exigentes en una amplia gama de aplicaciones, incluidas las aplicaciones higiénicas.

"Estos sensores son la solución ideal para las industrias de empaquetado y de alimentos y bebidas", comenta Jack Moermond, Gerente de Comercialización de Productos Fotoeléctricos de Balluff. "Las nuevas variantes de acero inoxidable IP67/IP69K complementan nuestra cartera líder en la industria de sensores fotoeléctricos de horquilla, que incluye todas las fuentes de luz, el vidrio y las versiones de detección de líquidos”. Además, estos sensores pueden usarse en otras aplicaciones e industrias que requieren carcasas robustas para soportar los entornos más complicados.

Los nuevos sensores incluyen salidas normalmente abiertas y normalmente cerradas para facilidad de integración a los sistemas de control. Las múltiples fuentes de luz –luz roja para instalación fácil o fuente de luz infrarroja para entornos altamente contaminados con agua o niebla en el aire– permiten usar este sensor en una gran variedad de aplicaciones. La cola de cerdo con conector M12 y los LED integrales indicadores de la función de salida y de alimentación ayudan a que la resolución de problemas sea rápida y fácil.

  • Sensor autónomo de modo opuesto que no requiere alineación.
  • Lentes ópticas de polimetilmetacrilato (PMMA) y carcasa de acero inoxidable para aplicaciones de alimentos y bebidas
  • Carcasa IP67/IP69K para limpieza
  • Salidas y fuentes de luz adicionales sin cargo