Fabricación 4.0: Balluff en la Bosch Connected World

Fabricación 4.0: Balluff en la Bosch Connected World

Balluff se presenta en la Bosch Connected World 2018 como habilitador para el Internet industrial de las cosas

El Internet industrial de las cosas (IIoT) comienza con el sensor. Balluff lo ha demostrado en la Bosch Connected World 2018 y el correspondiente Hackathon Bosch Connected Experience.

Debate sobre rendimientos en la producción
Durante el debate sobre rendimientos en la producción, el director gerente de Balluff Florian Hermle (centro) destaca las ventajas de una puerta de enlace con IO-Link para la monitorización y el control del estado de la instalación.

El especialista en sensores y automatización demostró en la Bosch Connected World, que con más de 3.800 participantes es una de las conferencias IoT más grandes de Europa, cómo sus soluciones permiten la conversión del Internet industrial de las cosas: Proporcionan a los desarrolladores la información en la que se basan las innovadoras soluciones de software con a unas aplicaciones muy concretas para el mantenimiento preventivo (Predictive Maintenance). Además, participó como habilitador de hacks en el posterior hackathon. En Bosch Connected World 2018, los más de 700 especialistas en software de toda Europa han desarrollado durante dos días innovaciones concretas para el IIoT.

Balluff es proveedor de Bosch desde hace más de 20 años. Desde hace seis, el especialista en sensores y automatización está entre sus proveedores preferidos y ha materializado diferentes desarrollos comunes en el sector de la tecnología de sensores. Bosch galardonó a Balluff el año pasado por tercera vez consecutiva con el Bosch Global Supplier Award. En Bosch Connected World, Balluff demostró con aplicaciones industriales cómo sus soluciones con IO-Link pueden facilitar mediante la captación y el transporte de datos la base de datos necesaria para el IIoT. La primera aplicación fue una bancada de máquina inteligente con dos accionamientos lineales de Rexroth. Aquí los sensores se encargan de medir la temperatura del refrigerante. Para fines de demostración, uno de los accionamientos disponía de suficiente lubricación y el otro no. Los sensores de temperatura estaban conectados a un concentrador IO-Link para convertir las señales en IO-Link y así poder convertir el sensor de temperatura analógico en un dispositivo inteligente. Esta demostración también se podrá ver en el stand de Bosch en la feria de Hannover 2018.

Estándar industrial abierto: el protocolo PPM

Todo el sistema comunica a través de un maestro IO-Link de Balluff y el protocolo PPM (PPMP, Production Performance Management Protocol) desarrollado por Bosch. El protocolo Open-Source-IIoT permite a las pequeñas y medianas empresas transmitir los datos de sus sensores de forma rápida, sencilla y segura a los sistemas de producción de grandes empresas. El aumento medido de la temperatura permite conclusiones sobre el desgaste actual de los accionamientos. Los datos obtenidos se visualizan y se evalúan directamente en el Production Performance Manager de Bosch. "Nuestros sensores funcionan como fuentes de datos. Los datos obtenidos se transportan a través de nuestra tecnología de interconexión y del PPMP para poder ser evaluados a continuación", explica el gestor de proyectos Philipp Echteler. "Gracias a ello, los fabricantes de máquinas e instalaciones pueden realizar un mantenimiento predictivo y proactivo y sustituir a tiempo las piezas consumibles, evitando averías en las máquinas y ahorrando considerablemente en costes".

Instalación sencilla mediante IO-Link

Los dos ejemplos de aplicación, un torno excéntrico de la marca Weisser y la bancada de máquina de la marca Rampf demostraron las fuerzas de la tecnología IO-Link. El torno identifica las herramientas necesarias gracias a un sistema RFID de Balluff e IO-Link. En la bancada de la máquina hay un maestro IO-Link de Balluff trabajando, que funciona como recolector de datos para la nube por medio de la interfaz PPMP. IO-Link dispone de ventajas decisivas en cuanto a la conexión de sensores o actuadores inteligentes: "Estas ventajas se evidencian más si aumenta el número de los sensores que el usuario quiere conectar: la instalación funciona de forma sencilla y rápida y, sobre todo, sin error. IO-Link además es sinónimo de conceptos finos de cableado e instalaciones y permite ahorrar espacio en el armario de distribución", explica el Doctor Elmar Büchler, gerente industrial de Balluff.

Auténticas fuentes de datos IIoT

Gracias a IO-Link es posible aprovechar los sensores como auténticas fuentes de datos IIoT. Pero la gran ventaja de IO-Link so solo se basa en la simplificación de la instalación. Para las aplicaciones IIoT, el enorme valor añadido se consigue gracias a la comunicación bidireccional con el sensor. Datos internos como temperatura, vida útil o datos a través de la funcionalidad de actuación ahora están disponibles gracias a IO-Link. El nuevo sensor óptico BOS21M ADCAP, por ejemplo, es capaz de evaluar la cantidad de luz devuelta por el objeto. Este valor se puede tener en cuenta para pronosticar averías por suciedad.

Balluff como habilitador de hacks

Balluff ha participado en la Bosch Connected Experience con tres de sus propios empleados como formadores de hacks ayudando a los participantes en el sector de la manufacturación en red. De este modo, gracias a los productos Balluff y a la competencia de los participantes ha sido posible crear en tan solo dos días innovadoras aplicaciones para mantenimiento predictivo, monitorización de estado y análisis de datos. El equipo WeldDone, por ejemplo, que consiguió hacerse con el primer puesto en el hackathon en la categoría Fabricación 4.0, desarrolló una solución para la evaluación de cordones de soldadura. Para ello han utilizado, entre otros componentes, un sensor láser óptico de Balluff para la detección del cordón de soldadura. A diferencia de otras soluciones equiparables, no se ha utilizado ningún tipo de tecnología de control para ello. "El hackathon nos permite ver cómo nuestros robustos productos industriales que se están utilizando desde hace décadas en la automatización industrial son capaces de desplegar su efecto en nuevos campos de aplicación del Internet de las cosas, facilitando así modelos de negocio completamente nuevos", explica el director gerente Florian Hermle. "Para nosotros ha sido una experiencia completamente nueva poder estar presentes cuando 700 hackers, especialistas en automatización y expertos en modelos de negocio prueban durante dos días los límites de la tecnología disponible", resume Hermle sus impresiones del hackathon.

Acerca de la empresa Balluff

Fundada en 1921 en la localidad de a. d. F., Balluff cuenta con 3.600 empleados en todo el mundo y es sinónimo de técnica innovadora, calidad y experiencia dentro del sector de automatización industrial. Como especialista líder en sensores y automatización, esta empresa familiar de cuarta generación ofrece una amplia gama de innovadoras tecnologías de sensores, identificación y redes, así como un software para soluciones de sistemas integrales.

En 2016 el grupo Balluff registró un volumen de ventas de unos 378 millones de euros. Además de la sede central en Neuhausen a. d. F., Balluff dispone en todo el mundo de sedes de distribución, producción y desarrollo y está perfectamente preparado con sus 37 filiales y otras delegaciones de 68 países. De este modo, garantiza a sus clientes una rápida disponibilidad de productos a nivel mundial y una alta calidad de asesoramiento y servicio in situ.

Ir a Bosch ConnectedWorld

La conferencia Bosch ConnectedWorld (BCW) es punto de encuentro para el sector de IoT que se ha reunido por quinta vez para debatir diferentes tendencias y temas relacionados con el mundo interconectado del futuro. Con más de 140 presentaciones de empresas industriales líder y más de 3.500 visitantes, la Bosch ConnectedWorld es una de las conferencias internacionales más grandes sobre el Internet de las cosas para ejecutivos, representantes de la economía y periodistas.

Ir a Bosch ConnectedExperience

La Bosch ConnectedExperience (BCX) es un hackathon sobre el Internet de las cosas que se celebra durante de dos días como parte de Bosch ConnectedWorld y es el mayor hackathon de su tipo en Europa. Más de 700 desarrolladores se enfrentan en diferentes categorías, como conducción autónoma, fabricación y la interconexión de edificios. Bosch y otros socios como Balluff ayudan a los participantes como habilitadores de hacks ofreciendo su hardware y experiencia.